Filosofía

Hoy en día, el mantener una clientela fiel es tarea cuanto menos, indispensable; si su nivel de satisfacción es alto, podremos conseguir que este cliente habitual u ocasional repita o sea a su vez portador de otro cliente. El grado de satisfacción del cliente es primordial y básico para nosotros a la hora de trabajar.